Se encuentra usted aquí

Enfrentarse al mundo como transexual requiere valor, dice activista brasileña

  • 08/10/2017 18h50publicação
  • Brasilialocalização
De Agência Brasil
Presidente da União Libertária de Travestis e Mulheres Transexuais no Distrito Federal, Thaya Carneiro, é a entrevistada do programa Conversa com Roseann Kennedy

Nacida la periferia de Brasília, la activista recuerda que tuvo que soportar ataques en su infancia por presentar modales femeninosTV Brasil 

Taya Carneiro, de 24 años, presidenta de la Unión Libertaria de Travestis y Mujeres Transexuales del Distrito Federal, encabeza una campaña para evitar que la transexualidad sea vista como un trastorno médico.

Según Carneiro, tanto la Psiquiatría como la Psicología ya clasificaron identidades de género y orientaciones sexuales no tradicionales como enfermedades, utilizando el sufijo “-ismo” al referirse a ellas. De esa forma, expresiones como “homosexualismo” y “transexualismo” daban la idea de que se trataba de una enfermedad. “Es por esa razón que decimos transexualidad y homosexualidad, para quitar ese estigma”, agrega.

De acuerdo con la activista, algunas terminologías utilizadas en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CID) –principal índice de diagnóstico médico– también refuerzan los prejuicios. Términos como “travestismo bivalente”, “travestismo fetichista”, y “trastorno de identidad de género en niños” son, en su opinión, estigmatizantes.

El objetivo de los movimientos trans es hacer que la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluya dichos términos de su lista de patologías. La OMS dejó que clasificar la homosexualidad como enfermedad en 1990.

Un reciente fallo judicial en Brasil provocó una nueva controversia en torno al tema. El juez Waldemar Cláudio de Carvalho acogió una medida cautelar que autoriza a psicólogos ofrecer terapias de reorientación sexual.

La decisión contradice una resolución de 1999 del Consejo Federal de Psicología (CFP) de Brasil, que prohíbe el tratamiento de la homosexualidad como una enfermedad. Tanto el consejo como el Colegio de Abogados de Brasil (OAB) apelaron la decisión.

Violencia

Debido a factores históricos e ideológicos, Taya Carneiro prefiere ser llamada travesti. La idea es dar más visibilidad al movimiento en la lucha contra el VIH y la violencia policial.

Nacida la periferia de Brasília, la activista recuerda que tuvo que soportar ataques en su infancia por presentar modales femeninos. Agregó que sólo llegó a identificarse como trans en la universidad. Enfrentar al mundo como transexual, dijo, es extremadamente difícil. “Cuando uno decide identificarse como transexual, está metiéndose en una pelea con todo el mundo”.

Maestranda en periodismo, Carneiro fue invitada a hablar como representante de las Naciones Unidas para Brasil en un evento del Día Internacional de la Juventud, celebrado en Nueva York en agosto. La joven, que ya ayudó a crear dos colectivos dirigidos a promover los derechos y la lucha contra los prejuicios, advirtió sobre la violencia sufrida por la comunidad LGBTI (lesbianas, gay, bisexuales, transexuales e intersexuales) tanto en Brasil como en el mundo.

Carneiro fue entrevistada el lunes (2) en Conversa com Roseana Kennedy, programa emitido por TV Brasil, un canal de televisión propiedad de la Empresa Brasil de Comunicación (EBC).

Traducción: Lucas Magdiel

Edición: Lílian Beraldo/Mariana Branco