Se encuentra usted aquí

Municipios brasileños vencen la crisis con buena gestión fiscal

  • 11/08/2017 10h59publicação
  • Brasilialocalização
Wellton Máximo – Reportero de Agência Brasil
Manaus - Tradicionais pontos de comércio da capital amazonense têm queda no movimento após a crise na segurança pública (Marcelo Camargo/Agência Brasil)

Entre las capitales, los cinco primeros lugares en el Índice de Gestión Fiscal quedaron con Manaos(foto), Río de Janeiro, Salvador, Fortaleza y Boa Vista.Marcelo Camargo/Agência Brasil

La mayoría de los municipios brasileños vive las dificultades de la crisis económica, con las cuentas en rojo y sin dinero para inversiones primordiales como educación, salud y saneamiento básico. En el camino opuesto al de la crisis, las alcaldías de otras ciudades del país logran mantener el alto estándar de administración de las cuentas públicas y dependen poco del gobierno federal.

Fue lo que constató el Índice de Gestión Fiscal, creado por la Federación de las Industrias de Río de Janeiro (Firjan), que analiza las cuentas de los municipios brasileños con base en datos enviados por las alcaldías al Tesoro Nacional. En el año 2017, las diez mayores notas fueron dadas a pequeños municipios como Gavião Peixoto, en el estado de São Paulo, con poco más de 4 mil habitantes, un 87% de ellos alfabetizados, y con un Índice de Desarrollo Humano de 0,763. La ciudad, campeona de la lista, alberga la fábrica de montaje final de aeronaves de Embraer y recibe constantes inversiones en el sector aeronáutico.

A su vez, la segunda colocada, São Gonçalo do Amarante, en el estado de Ceará, fue beneficiada por la instalación del Complejo Industrial y Portuario de Pecém. En el estado de Mato Grosso, la construcción de una hidroeléctrica mejoró la recaudación en la ciudad de Cláudia; y en el estado de São Paulo, Indaiatuba es sede de grandes empresas y un importante centro económico.

Entre las demás ciudades clasificadas en el ranking del Índice Firjan, la mayoría es de pequeño o mediano tamaño y vive de la explotación del turismo, como Balneário Camboriú y Bombinhas, ambas en el estado sureño de Santa Catarina, y São Sebastião e Ilhabela, en el estado de São Paulo.

Solo una gran ciudad está en la lista: Niterói, en el estado de Río de Janeiro. Ubicada en la Bahía de Guanabara, ya fue capital del estado y es uno de sus principales centros financieros y comerciales. Según el levantamiento de Firjan, el secreto del éxito de Niterói es una gestión fiscal consciente, que permite mantener elevado el volumen de inversiones.

Entre las capitales, los cinco primeros lugares quedaron con Manaos, Río de Janeiro, Salvador, Fortaleza y Boa Vista. En Manaos y Río de Janeiro, las inversiones garantizaron el alto índice –en la ciudad carioca especialmente debido a los Juegos Olímpicos, responsables del aumento en las obras públicas–. Campo Grande, Macapá, Goiânia, São Luís y Maceió obtuvieron las peores notas.

En total, 14 capitales tuvieron la situación fiscal considerada buena, 10 obtuvieron nota mala y solo Campo Grande fue clasificada en situación crítica. Ninguna alcanzó el grado de excelencia.

El Índice de Gestión Fiscal de Firjan tiene en cuenta cinco criterios: capacidad para recaudar sin depender de asignaciones de estados y de la Unión, gastos de personal en relación con el presupuesto, suficiencia de caja, capacidad para hacer inversiones, y endeudamiento. El indicador varía de 0 a 1.


Traducción: Leonardo Vieira

Edición: Denise Griesinger / Olga Bardawil