Se encuentra usted aquí

Uno de cada diez estudiantes brasileños sufre bullying a menudo

  • 19/04/2017 12h33publicação
  • Brasilialocalização
Mariana Tokarnia – Reportera de Agência Brasil

Aproximadamente uno de cada diez estudiantes brasileños sufre bullying a menudo en la escuela. Son adolescentes víctimas de agresión física o psicológica, objetos de burlas y chismes maliciosos, deliberadamente excluidos por sus compañeros y que no son llamados a fiestas o reuniones.

Los datos forman parte del tercer volumen del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) 2015, dedicada al bienestar de los alumnos y aplicada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Participaron en esta edición 540 mil estudiantes de 15 años, por muestreo, lo que representa 29 millones de alumnos en 72 países. Son 35 países miembros en la OCDE y 37 economías asociadas, incluyendo Brasil.

El 17,5% dijo que sufre alguna forma de acoso escolar algunas veces al mes; el 7,8% dijo que es excluido por los colegas; el 9,3% es objeto de burlas; el 4,1% es amenazado; el 3,2%, empujado y atacado físicamente. Otro 5,3% dijo que los colegas a menudo destruyen sus cosas, y el 7,9% es blanco de rumores maliciosos. Con base en los relatos de los estudiantes, un 9% fue clasificado como víctima frecuente de acoso escolar, es decir, está entre los más expuestos a esas situaciones.

En comparación con los otros países estudiados, Brasil tiene una de las menores tasas de exposición al acoso escolar. En un ranking de 53 países con datos disponibles, ocupa el puesto 43. En los países de la OCDE, un promedio de 18,7% de los estudiantes reportaron haber sido víctimas de algún tipo de acoso más de una vez al mes.

“El bullying tiene graves consecuencias para el infractor y la víctima. Tanto los que practican la intimidación como las víctimas están más propensos a faltar a la escuela, abandonar los estudios y tener peor rendimiento académico que los que no tienen relaciones conflictivas con los colegas”, dice el estudio, agregando que en esos adolescentes son también más comunes los síntomas de depresión, ansiedad, baja autoestima y pérdida de interés en cualquier actividad.

Satisfacción y pertenencia

El estudio muestra que los estudiantes brasileños están por encima de la media en la categoría satisfacción con la vida: el 44,6% dice que está muy satisfecho, mientras que el promedio de los países de la OCDE es del 34,1%. En el otro extremo, en Brasil y en el promedio, el 11,8% dice que no está satisfecho con la vida.

En Brasil, el 76,1% siente que pertenece a la escuela. Entre los países de la OCDE, el 73% de los adolescentes dice que tiene ese sentido de pertenencia.

Casi todos los estudiantes brasileños (96,7%) quieren ser elegidos para las mejores oportunidades disponibles cuando terminen la escuela, y el 63,9% quiere estar entre los mejores estudiantes de la clase. Entre los países de la OCDE, los porcentajes son, respectivamente, el 92,7% y el 59,2%.

Brasil, sin embargo, aparece entre los países con estudiantes más ansiosos: el 80,8% se siente así incluso cuando está bien preparado para las pruebas. El promedio de la OCDE es del 55,5%. El país solo es superado por Costa Rica, donde el 81,2% de los estudiantes relataron ansiedad en esos casos. Más de la mitad de los brasileños (56%) dijo que se siente tenso mientras estudia. El promedio de la OCDE es del 36,6%.

“Estos resultados sugieren la necesidad de establecer vínculos más fuertes entre escuelas y padres para que los adolescentes tengan el apoyo que necesitan, académica y psicológicamente. Este enfoque podría contribuir mucho al bienestar de todos los alumnos”, dice el informe.


Traducción: Leonardo Vieira

Edición: Graça Adjuto / Nira Foster