Se encuentra usted aquí

Siete de cada diez brasileños no practican actividad física, según el PNUD

  • 30/09/2017 13h46publicação
  • Brasilialocalização
Ivan Richard – Reportero de Agência Brasil
Academia de ginástica

De acuerdo con el estudio, ser hombre, joven, blanco, sin discapacidad y de alto nivel socioeconómico y educacional significa practicar mucho más actividades físicasImagem de Arquivo/Agência Brasil

Solo tres de cada diez brasileños en la edad adulta practican actividades físicas y deportivas con regularidad. Además, los hombres lo hacen más que las mujeres, especialmente los que cobran más.

Los datos están en el Relatório de Desenvolvimento Humano Nacional 2017 - Movimento é Vida: Atividades Físicas e Esportivas para Todas as Pessoas, un estudio inédito hecho por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Según el documento, en 2015, el 37,9% de los brasileños encuestados dijeron practicar deporte. Entre los hombres, el índice quedó en el 42,7%, y entre las mujeres, en el 33,4%. De acuerdo con el estudio, ser hombre, joven, blanco, sin discapacidad y de alto nivel socioeconómico y educacional significa practicar mucho más actividades físicas.

En cambio, las mujeres de bajo nivel socioeconómico y educacional, las personas mayores, negras y con discapacidad son la mayoría entre los no practicantes.

Individuos cuyos hogares cobran ingresos mensuales per capita de cinco salarios mínimos o más practican hasta un 71% más que el promedio de las personas adultas. El grupo de personas sin ningún nivel de instrucción practica hasta un 54% menos que el promedio.

El estudio hace recomendaciones a los gobiernos en las áreas de salud, educación, deporte y desarrollo humano.

Responsabilización

“Los datos analizados refuerzan la comprensión de que realizar actividad física y deportiva no se restringe solamente a una decisión individual, sino que es también producto de cómo la sociedad regla la vida colectiva. Eso significa que aconsejar a los individuos a practicar más ejercicios, sin crear oportunidades efectivas para que se comprometan con las prácticas, ni enfrentarse a los condicionantes sociales que limitan la participación, difícilmente cambiará el escenario”, dice el informe.

Como sugestión para mejorar los índices de prácticas deportivas en el país, el PNUD afirma que los gobiernos, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil deben adoptar políticas públicas e iniciativas que concuerden con la importancia de las actividades.

“Las políticas de promoción de actividades físicas y deportivas no pueden estar enfocadas solamente en la responsabilidad individual y en el cambio de comportamiento. Diversas condiciones estructurales influyen en esta práctica. Así, las políticas deben corregir desigualdades, así como pensar en soluciones sistémicas, con énfasis en la participación y el control social”, dice el texto.

Inversión

Para el PNUD, hay “alta concentración de la inversión privada”, especialmente hecha por las familias. Según el informe, las familias invirtieron US$ 16 mil millones en el deporte en 2013. En el mismo año, los clubes invirtieron US$ 1.200 millones y las empresas invirtieron US$ 722 mil. La financiación pública se situó en US$ 185 millones, por parte del gobierno federal, US$ 744 mil de las secretarías de los estados y cerca de US$ 436 mil de las secretarías municipales.

“La ausencia del Estado en el fomento al deporte de participación obliga a las personas interesadas a recurrir al mercado y pagar para tener acceso a esas prácticas”, concluye el estudio.


Traducción: Leonardo Vieira

Edición: Graça Adjuto / Mariana Branco