Se encuentra usted aquí

El cambio climático lleva a Brasil a crear un Centro de Investigación Genómica

  • 04/01/2018 20h07publicação
  • São Paulolocalização
Agência Brasil

Alto Paraíso de Goiás (GO) - Plantação de soja em área do município de Alto Paraíso (Marcelo Camargo/Agência Brasil)

El centro de investigación contempla la colaboración en investigaciones junto al sector agrícola para el desarrollo de nuevos productos biotecnológicos destinados al mercadoMarcelo Camargo/Agência Brasil

Las exportaciones del sector de negocios agrícolas sumaron 7.080 mil millones de dólares en Brasil en noviembre del año pasado. Si se considera el lapso de tiempo comprendido entre enero y noviembre de 2017, dicho valor asciende a 89.080 millones de dólares, un 13% más que en idéntico período de 2016, en lo que constituye un monto que aporta el 44,5% de la balanza comercial brasileña.

Éste es el retrato económico de un sector que también se encuentra visible en el radar de la ciencia brasileña. Tan es así que una colaboración anunciada este mes reúne a tres instituciones del país para ampliar e intensificar las investigaciones en el área de biotecnología avanzada, con la mira puesta en la adaptación de los cultivos agrícolas al cambio climático.

La Fapesp (la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo), Embrapa (la estatal Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria) y la Universidad de Campinas (Unicamp) invertirán US$ 32.2 million durante los próximos diez años en The Genomics for Climate Change Research Center – GCCRC, un centro de investigación cuyo objetivo es desarrollar actividades de I+D+i que van desde el descubrimiento de genes hasta las pruebas de concepto.

El resultado de esto será la transferencia de activos biotecnológicos al sector agrícola mediante la aplicación de estrategias genómicas y genéticas, y el empleo de herramientas de la biología molecular tales como la ingeniería genética, la edición de genomas y los estudios de asociación genómica amplia.

Además de las inversiones de las tres instituciones mencionadas, el GCCRC contempla la colaboración en investigaciones junto al sector agrícola para el desarrollo de nuevos productos biotecnológicos destinados al mercado. En el sector universitario, este Centro contará con la colaboración de científicos de Estados Unidos (University of Delaware), Bélgica (Universiteit Gent), España (Universidad Politécnica de Madrid), Inglaterra (University of Nottingham) y Australia (The University of Western Australia).

“Este centro de ingeniería no sólo tiene la misión de realizar investigación básica de alta calidad sino también la de aportar tecnología con potencial de transferencia al sector productivo”, destaca el profesor de la Unicamp Paulo Arruda, coordinador del GCCRC, cuya sede será el Polo Tecnológico y Científico de la Unicamp.

Para el presidente de Embrapa, Maurício Lopes, esta asociación permitirá el desarrollo de una plataforma brasileña dedicada a la producción del conocimiento más avanzado en la frontera de la biología, de modo tal que se pueda plasmar el esfuerzo que Brasil debe hacer para adaptar cada vez más su agricultura a la realidad del cambio climático. “Utilizaremos toda la red de Embrapa para validar los futuros prototipos de activos biotecnológicos”, dijo Lopes en referencia al Centro, que nace como legado de la Unidad Mixta de Investigación Genómica Aplicada al Cambio Climático, producto de una colaboración suscrita en 2012 por Embrapa y la Unicamp.

“Si existe un área que se está desarrollando rápido es precisamente ésta. Y es bueno que nos tornemos altamente capaces en esta área”, dijo el presidente de la Fapesp, José Goldemberg, en alusión a las investigaciones que se concretarán en el Centro.

Edición: José Romildo