Se encuentra usted aquí

Indígenas en ciudades brasileñas se enfrentan a la pobreza y al prejuicio

  • 21/04/2017 11h09publicação
  • Manaus y Roraimalocalização
Bianca Paiva y Maíra Heinen

Rio de Janeiro - Índios da Aldeia Maracanã reclamam do abandono e pedem a construção de uma universidade indígena no local (Tomaz Silva/Agência Brasil)

Indios de la Aldea Maracaná, en Río de Janeiro, se quejan del abandono.Tomaz Silva/Agência Brasil

Vivir en centros urbanos sin ocultar su ascendencia y sus propias referencias sigue siendo una lucha para más de 315 mil indígenas en Brasil, según datos del último censo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). La cifra representa el 49% de toda la población indígena del país –cuya cultura es celebrada cada año el 19 de abril, Día del Indígena en el país–.

“Los prejuicios y la discriminación siguen siendo fuertes. Los indígenas que viven en las grandes ciudades son los que realmente se enfrentan a esas situaciones constantemente en su vida cotidiana”, dice Eliandro Pedro de Sousa, del pueblo Wapixana, quien es presidente de la Organización de los Indios de la Ciudad, con sede en Boa Vista, estado de Roraima.

De todas las ciudades de Brasil, São Paulo es la que tiene la población indígena más grande, con cerca de 12 mil habitantes; seguida de São Gabriel da Cachoeira, en Amazonas, con poco más de 11 mil; y Salvador, en Bahia, con más de 7,5 mil.

La antropóloga Lúcia Helena Rangel, de la Universidad Católica de São Paulo, señala que los indígenas han estado presentes en las principales ciudades desde los tiempos de la colonización, aunque en décadas pasadas la ciudad era un espacio prohibido.

“Ellos se mudaban a las ciudades y no decían que eran indígenas. Ocultaban su origen y sus referencias culturales, por así decirlo”. El miedo a la discriminación y las represalias por parte del antiguo Servicio de Protección al Indígena (SPI) les impedían presentarse como tales.

En los años 50, en medio del desarrollo industrial, la migración hacia las ciudades se intensificó. Los que vivían en el campo seguían en busca de empleo en las fábricas y no era diferente con los indígenas, cuenta la profesora.

Incluso la Fundación Nacional del Indígena (Funai), cuya misión es promover los derechos de los indígenas brasileños, se enfrenta a prejuicios y es consciente de la situación de los indígenas que viven en las ciudades, comenta Riley Mendes, coordinador regional de Funai Roraima.

São Félix do Xingu (PA) - Cerca de 4 mil índios participam da Semana dos Povos Indígenas. O evento começou no sábado (15) e vai até quarta-feira (19), quando é celebrado o Dia do Índio (Thiago Gomes/Agência Pará)

Unos 4 mil indios participaron en la Semana de los Pueblos Indígenas en la ciudad de São Félix do Xingu, estado norteño de Pará, confraternizando y reclamando derechos. El evento se cerró el 19 de abril, cuando se celebra en Brasil el Día del Indio.Thiago Gomes/Agência Pará

Amazonia

Hace mucho la selva amazónica dejó de ser el hogar de miles de indígenas. La escasez de alimentos, la deforestación y el avance de las ciudades hacia regiones anteriormente boscosas son algunos de los factores que llevaron a los miembros de los pueblos tradicionales a migrar a zonas urbanas.

En Manaus, capital de Amazonas, los indígenas están por toda parte. La Fundación Departamental del Indígena estima que entre 15 y 20 mil indígenas de diversos grupos étnicos viven en zonas urbanas de todo el estado. “Creo que el 90% de los barrios de Manaus albergan a indígenas”, informó Raymond Atroari, presidente de la fundación.

Aunque buscan mejores condiciones de vida en la ciudad, la mayoría de los indígenas vive en la miseria y tienen dificultades para encontrar trabajo. Su principal fuente de ingresos proviene de la venta de artesanías. “Las comunidades suelen estar ubicadas en áreas de riesgo. Nunca es un buen lugar”, dijo el jefe indígena Moisés Sateré, líder de una comunidad en el barrio de Paz, en el oeste de Manaus, hogar de 14 familias.

Salud

Sateré también se queja del difícil acceso a servicios públicos de salud. “A veces no logramos ser atendidos porque muchos profesionales no son conscientes de nuestra realidad y tienen prejuicios sobre nosotros. Cuando se dan cuenta de que pertenecemos a algún pueblo, dicen medio en broma que tenemos que ir a la aldea para ser atendidos o buscar a Casai [Casa de Salud Indígena]. Nos mangonean” dijo el líder indígena.

De acuerdo Ronaldo Barros, de la etnia maraguá, presidente del Consejo Distrital de Salud Indígena (Condisi) de Manaus, las políticas de salud pública están dirigidas a los indígenas que viven en las aldeas. Los que viven en las ciudades se enfrentan a los mismos problemas que el resto de la población. “Ellos compiten por los mismos puestos de trabajo y vías de acceso a servicios de salud que los no indígenas en las zonas urbanas.”

São Félix do Xingu (PA) - Cerca de 4 mil índios participam da Semana dos Povos Indígenas. O evento começou no sábado (15) e vai até quarta-feira (19), quando é celebrado o Dia do Índio (Thiago Gomes/Agência Pará)

Semana de los Pueblos Indígenas en la ciudad de São Félix do Xingu, estado norteño de ParáThiago Gomes/Agência Pará

Resistencia

En la opinión del padre Roberto Marie de Zalicourt, del Consejo Indigenista Misionero de Amazonas, si quieren preservar sus propias referencias en la ciudad, los indígenas tienen que unirse. “Hay familias indígenas en todos los barrios de Manaus, pero no son reconocidas, por lo que tienden a perder su propia cultura. Sin embargo, pueden conservar sus rasgos particulares cuando están unidos y organizados.”

Traducción: Lucas Magdiel

Edición: Talita Calvalcante/Nira Foster