El joven sanitario Oswaldo Cruz enfrentó tres epidemias simultáneas

Luchó contra la peste bubónica, la viruela y la fiebre amarilla

Publicado en 05/08/2022 - 20:35 Por Vinícius Lisboa - Reportero de Agência Brasil - Rio de Janeiro

La Revuelta de la Vacuna es un tema que forma parte del currículo escolar brasileño, pero un detalle que no siempre se recuerda es que las transformaciones sanitarias que ocurrieron en Río de Janeiro a principios del siglo XX fueron lideradas por un joven Oswaldo Cruz de poco más de 30 años de edad. Este 05 de agosto marca el 150 aniversario de su nacimiento, y Agência Brasil recuerda cómo el audaz sanitario se hizo cargo de la principal agencia de salud pública del país en 1903, con la promesa de vencer tres epidemias simultáneas que asolaban la capital federal: la peste bubónica, la viruela y la fiebre amarilla.

Recién salido del Imperio, Brasil quería mostrar al mundo una imagen moderna y prometedora, pero traer visitantes e inmigrantes a Río de Janeiro, capital del país en aquel entonces, era una tarea difícil, ya que la ciudad tenía fama de ser “la tumba de los extranjeros”. La razón fueron las enfermedades infecciosas que aquejaban a la población, la cual vivía en malas condiciones higiénicas y sanitarias, con conventillos y callejones que crecían en una urbanización acelerada y desordenada.

El entonces presidente de la República, Rodrigues Alves, designó al ingeniero Pereira Passos como alcalde de Río de Janeiro para realizar una amplia reforma urbana que abriría amplias avenidas y permitiría mejorar el saneamiento básico y la ventilación. En un frente complementario, Oswaldo Cruz estuvo a cargo de la elaboración de estrategias para enfrentar las enfermedades infectocontagiosas, y el joven médico fue designado director general de salud pública, cargo que, en aquel momento, podría equipararse al que ahora es el Ministro de Salud.

El historiador Bruno Mussa, del Museo de la Vida de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), explica que, a pesar de ser joven, Oswaldo Cruz tuvo una sólida formación. Fue el primer brasileño en estudiar en el Instituto Pasteur, un centro de investigación en París que se consolidó como mayor referente occidental sobre microbiología y salud de la época. Al regresar a Brasil en 1899, participó en una misión científica que identificó un brote de peste bubónica en el Puerto de Santos. Ese trabajo lo hizo ganar notoriedad para asumir la dirección técnica y luego la jefatura del Instituto Federal de Seroterapia, embrión de lo que sería la Fundación Oswaldo Cruz. El siguiente paso fue acumular el cargo en el directorio donde se hizo famoso por las políticas implementadas en el país.

“A partir de entonces, la Dirección General de Salud Pública asumió un espacio cada vez más grande y significativo, y la salud pública se convirtió en un punto cada vez más relevante en Brasil”, evalúa el historiador. “En todo lo que planeó, pensó en la implementación de un proyecto de trabajo duradero. Si la Fundación Oswaldo Cruz hoy es una institución estratégica, es consecuencia de la visión de futuro de este personaje.”

Fiebre amarilla

El mayor problema de salud pública de la ciudad, la fiebre amarilla, fue el primer foco de atención de Oswaldo Cruz como director de salud pública. Bajo la sospecha de los médicos de la época, el sanitario llevó a Río de Janeiro la idea de que la enfermedad era transmitida por mosquitos, mientras que la tesis más aceptada en Brasil era que el contagio sería de personas que ya estaban enfermas.

Oswaldo Cruz creó brigadas sanitarias que recorrieron la ciudad con insecticidas, buscando lugares donde hubiera larvas de mosquitos, incluidas casas cuyos dueños podrían ser convocados para realizar remodelaciones o incluso demoliciones si se consideraran insalubres.

La estrategia fue exitosa, y la enfermedad que mataba a unas mil personas al año en 1902 dejó de ser una epidemia en 1907, lo que le valió al sanitarista el primer premio en el XIV Congreso de Higiene y Demografía de Berlín, celebrado en Alemania aquel año.

“Este reconocimiento internacional fue muy importante para producir esta notoriedad que desde entonces empezó a tener Oswaldo Cruz”, destaca Mussa. “Empieza a ser reconocido en Brasil después del reconocimiento que tuvo en el exterior.”

Una de las mayores pruebas de su reconocimiento fue el cambio de nombre del instituto que dirigía a Instituto Oswaldo Cruz (IOC), el cual existe hasta el día de hoy como parte de la Fundación Oswaldo Cruz. El investigador también se convirtió en inmortal de la Academia Brasileña de Letras, en 1913.

Peste bubónica

Organizada la lucha contra la fiebre amarilla, Oswaldo Cruz y su dirección de salud pública se volvieron, en 1903, contra la peste bubónica, enfermedad transmitida por pulgas de ratas infectadas.

Mussa explica que, además de estar presente en la memoria colectiva por la trágica epidemia que mató a millones en Europa, la enfermedad también tuvo un fuerte impacto económico, ya que muchas veces su diseminación se da por ratas en los barcos, de puerto en puerto, lo que incluso forzaba el cierre de las ciudades contaminadas.

“La peste bubónica no fue un gran problema en Río de Janeiro, pero el diagnóstico generó una serie de acciones para que no prosperara”. dice. "Fue una enfermedad que vino de afuera y podría tener un impacto muy grande en la economía."

Una vez más, Oswaldo Cruz adoptó la estrategia de combatir los vectores, con una cacería de ratas en Río de Janeiro. A los funcionarios de la dirección de salud pública se les dio la meta de cazar al menos 150 ratas por mes, bajo amenaza de despido, y el gobierno comenzó a comprar ratas a cualquiera que las matara.

Además, el sanitario promovió la vacunación de la población en las zonas más afectadas de la ciudad, y el Instituto Federal de Sueroterapia elaboró ​​el suero para el tratamiento de los enfermos, cuyos casos pasaron a ser de notificación obligatoria. Ese conjunto de acciones tuvo un fuerte impacto en la mortalidad por peste bubónica en la ciudad, que se redujo más de 20 veces entre 1903 y 1909, según la Fiocruz.

Viruela

Los desalojos de la población pobre forzados por la reforma urbana, la truculencia de las brigadas sanitarias y las tensiones políticas de la recién proclamada república generaron un clima de creciente tensión en la capital federal durante el gobierno de Rodrigues Alves. En medio de este escenario, la viruela tuvo un pico en 1904, y cerca de 3,5 mil personas murieron en Río de Janeiro.

La tragedia llevó a Oswaldo Cruz a la drástica propuesta de hacer cumplir la vacunación obligatoria, exigiendo su comprobación incluso para los matrimonios. Además, la ley aprobada en el Congreso, apodada por los opositores como el "Código de Torturas", dispuso que los servicios de saneamiento pudieran ingresar a los hogares para vacunar a los residentes.

El historiador explica que ese fue el detonante para que explotara el descontento, y la Revuelta de la Vacuna duró 10 días, en los que hubo protestas en las calles y una insurrección de los militares. El resultado fueron 30 muertos, 110 heridos y 945 detenidos, casi la mitad de los cuales fueron exiliados al estado de Acre y sometidos a trabajos forzados.

A pesar de haber recuperado el control de la capital, el gobierno decidió suspender la vacunación obligatoria, lo que representó una derrota para la prevención de la viruela y posibilitó una epidemia aún más mortífera en 1906, con más de 6 mil víctimas.

Mussa señala que si bien la vacuna contra la viruela ya se usaba en todo el mundo y demostró ser efectiva, la oposición política aprovechó el clima de tensión, mientras que el analfabetismo generalizado y la escasez de canales de comunicación dificultaron una campaña de concientización.

“En la historia de Brasil, todo este proceso demuestra la importancia de hacer una buena comunicación pública de la ciencia y un buen desarrollo de los debates científicos con la sociedad, porque fue la ausencia de eso y las múltiples determinaciones por decreto y por la fuerza que contribuyeron enormemente a la animosidad y la revuelta que se produjo.”

Legado

Tal como sus grandes hazañas, la muerte le llegó pronto a Oswaldo Cruz, quien falleció a los 44 años, en 1917. El sanitarista fue víctima de una insuficiencia renal, provocada por una nefritis, la misma enfermedad que acabó con la vida de su padre.

Para la directora del Instituto Oswaldo Cruz, Tania Araújo-Jorge, el mayor legado del sanitario fue incluir la investigación como elemento fundamental en la política de salud pública. Ella recuerda que, años después de asumir el Instituto Federal de Seroterapia, el médico lo convirtió en un instituto de patología experimental, dedicado a la investigación médica enfocada en la salud colectiva.

“La salud pública tiene un antes y un después de Oswaldo Cruz. Sin investigación, no se puede enfrentar bien ningún desafío de salud”, dice. “No solo nosotros del Instituto Oswaldo Cruz, sino que todo investigador brasileño está inspirado en su visión de que hay que capacitarse, hay que hacer investigación y que eso tiene que estar comprometido con la mejora de la salud del pueblo brasileño.”

Tania cree que, ante los desafíos en la Dirección General de Salud Pública, el joven Oswaldo Cruz tuvo energía para los enfrentamientos de la época, y al frente del instituto de investigación, colaboró ​​para la transmisión de conocimientos que se da hasta hoy en la fundación.

“El hecho de que implementó la investigación y la formación de nuevos investigadores fue muy importante. Todos morían muy jóvenes y había que transmitir el legado. ¿Quién tuvo que hacer frente a la epidemia de gripe española en Brasil? Ya no fue Cruz, muerto en 1917. La epidemia empezó en 1918 y fue con Carlos Chagas, quien había aprendido todo de él. Carlos Chagas fue alumno de Oswaldo Cruz, formó a una generación de científicos, y llevamos 122 años formando más.”

Traducción: Léo Vieira -  Edición: Valéria Aguiar

Últimas noticias